El francotirador

La gran perdedora de los Oscars (sólo se llevó una estatuilla), me ha parecido sin lugar a dudas una americanada, pero una americanada de las buenas. Es una película con lo mejor y lo peor.

Lo mejor sin duda son esas escenas de tensión en las que el actor principal, Bradley Cooper, se encuentra entre la espada y la pared. Lo peor, esa exaltación del patriotismo americano destacado al final de la película con una gran apología de los soldados que combatieron en Irak y esa brutalidad tan típica del ejército americano en su preparación.

Con una agradecida lentitud y pausa, esta película hace pensar y nos pone en la situación del personaje. La familia o acabar con el trabajo, ¿Qué harías tú? También me parece interesante cómo va cambiando la motivación del personaje para ir a la guerra. Al principio es la rabia y la sed de venganza causada por el 11-S, que lleva a muchos americanos a alistarse en el ejército, y más tarde es ese espíritu de acabar con el trabajo y las ganas de vengar a los soldados caídos de la que hace gala el personaje más tarde.

Por otro lado, me ha parecido interesante cómo refleja los problemas psicológicos de los personajes después de volver a la guerra. Son cosas que no se suelen reflejar en películas de este tipo, que ponen a los soldados como personas prácticamente inhumanas que no sufren, a no ser que sea de una herida de bala.

Muchas veces vemos en las noticias que hay una gran controversia porque unos soldados han matado por desgracia a unos civiles y nunca se me había ocurrido que, como ocurre en la película, un soldado puede encontrarse en una situación complicada, en la que mata a un civil porque sospecha que es enemigo pero no puede estar seguro de que lo sea y por lo tanto, se la juega.

En definitiva, El francotirador es una película que te hace reflexionar, es una película de Clint Eastwood.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *