Entradas correspondientes a la etiqueta 'España'

Pedro Sánchez tenía razón

A lo largo de estos días, estamos observando cómo el Gobierno, finalmente, va a aprobar los presupuestos de 2017. Hemos tenido que esperar hasta finales de mayo, y aunque es cierto que no se podían convocar terceras elecciones porque aprobar los Presupuestos de manera inmediata era algo imprescindible, nadie parece haberse preocupado -en exceso- por ellos en los últimos meses.

Lo cierto es que a Rajoy le ha costado (y mucho) sumar los 176 apoyos necesarios para conseguir una mayoría en el Congreso que apruebe los PGE. Desde la investidura, ya tenía prácticamente asegurados los votos de Ciudadanos y de Coalición Canaria. Los votos del PNV y de Nueva Canarias han salido más caros (sobre todo para los que no somos de Euskadi o de Canarias), pero, al final, el PP ha conseguido sumarlos.

Pero, ¿dónde ha estado el PSOE a lo largo de esta negociación? ¿Dónde está ese partido de estado que antaño fue decisivo para la gobernabilidad? La realidad es que antaño es hace siete meses y que antaño, Rajoy engañó, con una inteligente maniobra política, al PSOE y a todos los ciudadanos que creían que la obligación del PSOE era la de abstenerse.

Rajoy niega el el saludo a Pedro Sánchez. Foto: ZIPI (EFE)

Continuar leyendo

El orgullo de un país

En España tenemos grandes deportistas, deportistas que lo han conseguido todo, absolutamente todo, pero ninguno como el que será hoy nuestro abanderado en la presentación de los Juegos Olímpicos. En el evento que es por antonomasia la máxima expresión del deporte y que representa valores como el sacrificio, la entrega, el respeto y la deportividad, no hay ningún otro deportista que represente mejor esos valores que Rafa Nadal.

Sería egoísta afirmar que otros deportistas como Javier Gómez Noya, Mireia Belmonte o Ruth Beitia no se merecían el honor de llevar la bandera de España en la jornada inaugural pero si tenemos en cuenta que Nadal ha sido elegido por unanimidad por todas las federaciones olímpicas españolas no cabe duda de que la elección ha sido la acertada.

Hace cuatro años una lesión le negó a Nadal el derecho a defender su oro olímpico de Pekín en Londres y hoy, fuera de todas las quinielas, se le presenta la posibilidad de demostrar que él nunca se fue. Se le presenta la oportunidad de demostrar que el 2015 ya está olvidado y que, de nuevo, vuelve a aspirar a todo. “El matador”, como algunos le llaman, no se va a conformar con el diploma olímpico, tampoco con el bronce, ni con la plata. Él va a pelear por el oro en cada una de las tres disciplinas en las que va a competir y, por ello, es el mayor y el mejor competidor de la historia del tenis.

Sí, va a competir en las tres disciplinas. Pese a que en el último mes algunos medios han especulado con que Nadal iba a renunciar a los individuales e incluso a los Juegos, el español lo ha dado todo para estar en Río y disputar las tres disciplinas. De haber sido otro torneo él habría renunciado a participar pero para Rafa no hay mayor orgullo que competir en unos Juegos representando a su país y lo que es más, portar la bandera nacional. Aunque sea jugando con dolor y sufriendo, como lo ha hecho a lo largo de toda su carrera para convertirse en lo que hoy es, todo un gladiador.

tenis10602516_c7de12a5-680x365_c
Continuar leyendo

El día D

No me estoy refiriendo ni al desembarco de Normandía ni a la película sobre él, sino a la película que nos están ofreciendo los políticos en todos los platós de televisión y en todas las tertulias, y que ha llevado a todos los ciudadanos y periodistas a hacerse la siguiente pregunta: ¿qué pasará el día después del 26J?, ¿habrá pactos? Una cosa parece clara, en esta campaña de polarización, los dos líderes de los polos opuestos no presidirán el futuro gobierno que salga, o no, de las urnas del próximo domingo. Mariano Rajoy no continuará al frente del Gobierno y Pablo Iglesias y, por tanto Podemos, tampoco encabezarán ningún gobierno.

Rajoy no continuará salvo un imprevisible aumento significativo de escaños porque su crédito político se ha acabado. No importa que siga ganando las elecciones. Tras una larga trayectoria política en el PP que le ha llevado a ser diputado, Ministro de Administraciones Públicas, de Educación, de Interior, de Presidencia, Vicepresidente y Presidente de España en los últimos cinco años, Mariano Rajoy no será ni investido por el centro-derecha, Ciudadanos, que apuesta por otros candidatos del PP (Ana Pastor, Alfonso Alonso, Pablo Casado…) ni tampoco, por supuesto, por el PSOE.

Pablo Manuel Iglesias no será investido como Presidente porque la federación más importante del PSOE, la andaluza, no lo permitirá. En una federación en la que Felipe González es visto como el causante de todo lo bueno que le ha pasado a España en los últimos 40 años, se vería como surrealista votar a un señor que ha tachado a González de “tener el pasado manchado de “cal viva”, de asesino. Tampoco lo será porque hace un par de meses fue él el que impidió que España tuviera, de nuevo, un presidente socialista, y son muchos los dirigentes socialistas que, con razón, piensan que Iglesias solo piensa en una cosa: destruir al PSOE y apropiarse de su historia. De todas formas, que quiera esto tampoco es ilegítimo, aunque nunca lo vaya a reconocer. Y como ha afirmado categóricamente Patxi López, los socialistas “no lo van a permitir”.

Pedro Sánchez habla al oído de Patxi López en la sesión constitutiva del Congreso. - Imagen EFE

Pedro Sánchez habla al oído de Patxi López en la sesión constitutiva del Congreso. – Imagen EFE

Continuar leyendo

Dictadores

“Alemanes, alemanas, tened bien claro que los enemigos son los judíos. Ellos nos roban, abusan de nuestra bondad germana e invaden nuestras ciudades con su sucio dinero” Estas frases podrían haber sido pronunciadas perfectamente por Adolf Hitler o cualquier Nazi hace 75 años en Europa. No me cabe la menor duda de que cualquier persona en la actualidad rechaza totalmente este tipo de declaraciones, pero por aquel entonces no eran tantas las que se habían dado cuenta del peligro de estas ideas.

“El enemigo es el estado español. Los enemigos son los partidos políticos catalanes españolistas como Ciudadanos y el PP” Desgraciadamente, estas han sido algunas de las desafortunadas, pero intencionadas, declaraciones de Carme Forcadell, nueva presidenta del parlamento catalán.

Son pocas las diferencias que separan a estos dos discursos que acabo de citar, pero el segundo suena a democracia y a liberación para muchos. No es así, suena a odio y a ideas totalmente anticuadas, al igual que el separatismo, como el propio Artur Mas expresó hace unos años, antes de meterse de lleno en este desafío para huir de la justicia.

Los mismos que han estado tantos y tantos años catalogando de “fachas” erróneamente a los catalanes que, con total derecho, se mostraban españoles, además de haber pecado de ignorancia, se han convertido en aquello que antes repudiaban y asqueaban.

No pretendo, ni mucho menos, acusar de nazis a Artur Mas y compañía, pero hay algunas actitudes que por supuesto, merecen la pena nombrar para que los que predican como liberadores de un pueblo esclavizado, los que se creen Nelson Mandela, dejen de mentir y de engañar a tanta gente.

Una de los rasgos que ha caracterizado a lo largo de la historia a tiranos y dictadores ha sido atacar a todo el mundo que no piense como ellos, eliminarlos y tratar de marginarlos hasta que la sociedad se vuelva contra ellos. ¿Acaso no es lo que hace Forcadell con sus palabras? ¡Los que no sean independentistas y el resto de españoles son el enemigo! ¿Qué sabe esta dirigente de pluralismo, de libertad de opinión y de democracia?

De lo que sí sabe es de cómo crear odio, desde luego. Para ellos es como una religión, una obsesión que han puesto en práctica en Cataluña en los últimos años y que ahora ha aflorado por culpa de la crisis. Al igual que se hizo con los judíos, han declarado a España y a los españoles los ladrones, la causa de sus males. Esto ha calado, por supuesto, en la juventud, sin ninguna duda más susceptible a manipulaciones. Aún recuerdo cómo hace apenas un año, un grupo de catalanes de mi edad nos contaba al resto de españoles estas historias, que ellos defendían hasta el final, y que a pesar de que nos consideraban y les considerábamos sus amigos, nos deseaban lo peor en el futuro. A nosotros y al resto de españoles.

Convocasteis unas elecciones plebiscitarias y las perdisteis, participasteis en la elaboración de la Constitución y ahora prometéis incumplirla, manipulasteis y manipuláis todos los ámbitos de la sociedad, desde el deporte hasta la política, mentís y robáis a vuestro pueblo. No sólo dinero. Sois los ladrones de su libertad.

forcadell-efe--620x349

Artur Mas abraza a Carme Forcadell – EFE

Pitar el himno

Desde que sabemos que los finalistas de la Copa del Rey de fútbol son el Athletic y el Barcelona, los que seguimos la información deportiva, hemos podido comprobar, un año más, la aparición del debate sobre las pitadas al himno de España.

Hay por supuesto personas que sienten el himno de su país y otros que no, y esto es perfectamente comprensible, pero ¿acaso yo pito el himno de Cataluña o el de Francia? Obviamente no lo hago, lo considero una falta de respeto, ya que estos pitos hieren los sentimientos de los que sí sienten esos himnos. Por eso mismo, pido no volver a escuchar en un acto deportivo reivindicaciones políticas, promovidas por políticos que nos engañan y que quieren lo que quieren, portadas. El deporte es deporte, no política.

Hay veces que me pregunto ¿por qué está bien considerado llevar una estelada o una ikurriña, mientras que si llevas una bandera española te tacharán de facha? Anoche, unos aficionados del Espanyol ejercían su derecho de lucir una bandera de España en su partido contra el Athletic de Bilbao. Por supuesto, los segundos lucían una gran cantidad de ikurriñas. Al sacar este aficionado del Espanyol la bandera de España, los seguidores del Athletic se volvieron locos, comenzaron a faltar al respeto y a insultar. Los aficionados del Espanyol también insultaron a continuación.
Continuar leyendo