Entradas correspondientes a la etiqueta 'Castillo de Olloqui'

Historias del Castillo de Olloqui, 4. La Salvación

Me encontraba en mi casa con mucho miedo hasta que tomé una decisión, llamar a la policía. No tardé mucho en llegar a la comisaría donde encontré a unos cuantos agentes como es normal y se lo conté. En dos segundos cogieron sus armas y me llevaron con ellos al castillo. Al rato apareció el ministro de interior y el jefe de los equipos especiales españoles.
Les indiqué el lugar donde nos encerraron pero allí solo estaba moribundo Javier García, claro habían pasado cuatro días y él era el más pequeño, que nos dijo que les habían llevado a otro castillo. Continuar leyendo

Historias del castillo de Olloqui, 3. El regreso del dueño

Eran las 8:oo de la mañana, estaba moviéndome por la cama debida a la pesadilla que había tenido en la que aparecía delante de mí el asesino que nos había hecho daño psicológicamente en anteriores ocasiones.

Después de comer, viendo el telediario, de repente sale una foto del asesino del castillo que había salido de la cárcel porque un desconocido había pagado la fianza de tres millones de euros. Cuando iba a llamar a todos mis compañeros sonó el teléfono, ellos se habían adelantado, era Asier como loco diciendo.

-¡Ahora qué hacemos!

Sin pensar muy bien contesté yo:

-A ver llama a todos los compas para que vayan con nosotros. Que se preparen con material de todo tipo que vamos a pasar allí unas cuantas nochecitas. A las 6:oo en la puerta del castillo.
Continuar leyendo

Historias del Castillo de Olloqui, 1. Un campamento movidito

Como ya recordaréis un niño llamado Javier descubrió un castillo encantado en un pueblo llamado Olloqui.

Un día que se acercaban las vacaciones de Navidad la tutora de Javier y de sus amigos, llamada Izaskun, anunció tres días de colegio antes de las Navidades que haríamos un campamento a un castillo situado en un pueblo que se llamaba Olloqui. Todo el mundo se puso a gritar viva, no más cole, no más cole. Izaskun no aguantó más tal barullo y gritó: al próximo que le oiga una sola palabra se quita las tres estrellas y no va al campamento. Continuar leyendo