Entradas de la categoría 'Sentimental'

En esta categoría intentaré llegar hasta vuestra alma.

Mi experiencia en Los Bañales

Apenas han pasado tres horas desde que he regresado a mi casa tras pasar dos semanas excavando en la ciudad romana de Los Bañales (Uncastillo, Zaragoza), pero no puedo esperar más a escribir sobre esta maravillosa experiencia.

Debo reconocer que la idea de levantarme cada día a las cinco y media de la mañana en Biota al mismo tiempo que mis amigos se iban a la cama en Sanfermines no sonaba demasiado atractiva antes de que llegar a Biota y, de hecho, ha resultado duro, pero el cansancio lo hemos suplido con ilusión por ser los protagonistas de un nuevo hallazgo. Y los descubrimientos han sido muchos, como queda claro en la página de Facebook de Los Bañales que recomiendo a todos.

En concreto, yo he estado excavando junto a Adela Duclos, Mercedes Roa y Álvaro Corominas un paso de peatones romano localizado en la calle norte/sur de la llamada “Casa del peristilo”. Se trata de tres bloques seguidos por una acera que conduce a un nuevo recinto, que probablemente es doméstico, y que demuestra que en Los Bañales queda mucho por hacer.

Ahora que todo ya se ha acabado por esta campaña, me llama la atención cómo me “emocionaba” el primer día de excavación con el primer fragmento de cerámica hallado y cómo pronto eso se convirtió en una rutina. O cómo pasé de querer encontrar a toda costa los bloques del paso de cebra que andábamos buscando y que, de hecho, hemos hallado como atestiguan estas fotos, a comprender a medida que pasaban las horas de excavación (y también un par de broncas por algún agujero que otro…), lo importante que es seguir un método con tranquilidad y con objetivos realistas.
Continuar leyendo

Por qué iré a la manifestación del 3 de junio

El otro día, paseando de noche por Pamplona, pude observar con desagrado cómo un joven se dedicaba a destrozar carteles que promocionaban la manifestación del 3 de junio en favor de la bandera de la Navarra. Para entonces, yo ya había decidido que iba a acudir. En realidad, lo había decidido desde el minuto uno en el que leí la convocatoria y el manifiesto. Este hecho no hizo más que reforzar mis ganas de estar allí el próximo día 3.

En un ambiente tan polarizado entre defensores y detractores de la Ley de Símbolos, creo que el manifiesto de los promotores de la manifestación ha sabido dar en el clavo ya que habla de concordia, de unidad y de respeto. Nuestra bandera es la de la concordia y la de la unidad porque no separa, sino que une, al contrario que otras. También es la del respeto porque no es excluyente, acepta que en Navarra hay diferentes sensibilidades, y aglutina a todos en torno a ella. Y como es de todos, no es de nadie en particular.

Iré a la manifestación del 3 de junio porque nos representa a todos los que creemos que banderas de otras comunidades no deben ondear en los ayuntamientos navarros. Ya tenemos una bandera que es de todos, ¿por qué seguir dividiendo a la sociedad?

“Divide y vencerás” parece repetir como un mantra el cuatripartito. Sin embargo, “vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo”, como dijo Unamuno.

A mis 18 años, siempre he visto movilizarse a los mismos en defensa de las mismas causas y este 3 de junio nos ha llegado el turno a los que sí defendemos la unidad de todos los navarros.


Continuar leyendo

Semblanza de Ignacio Larequi

El pasado lunes, 5 de diciembre de 2016, mi familia y yo, Javier Larequi, despedimos a mi abuelo Ignacio, que falleció tres días antes. A continuación os dejo una semblanza que hice y que leí, junto a mi prima Leyre Agudo, en su funeral para homenajear su gran trayectoria como padre, hermano, esposo, abuelo, tío, cristiano y profesional a lo largo de sus 89 años de vida.

Hola abuelo:

El pasado viernes nos abandonaste y, aunque es cierto que en los últimos años nos has ido dejando poco a poco, la pérdida de la memoria nunca ha significado la pérdida del buen humor, de los latinajos y de los saludos en inglés.

San Ignacio te trajo al mundo y, con muy pocas horas de diferencia, casi podemos decir que San Francisco Javier te ha separado de nosotros. Pero para ti, para todos nosotros y sobre todo para tu esposa, nuestra abuela Margarita, nadie mejor que San Francisco Javier.

Has sido una persona muy trabajadora, has recorrido todos y cada uno de los pueblos de Navarra y ahora nos toca a nosotros seguir recorriéndolos con el mismo amor que tú profesaste a esta tierra. Siempre pluriempleado, has sido cobrador de arbitrios, profesor de francés, funcionario de Turismo, fotografiado los parajes más bonitos de Navarra como podemos ver en la Servicial, donde tantos cafés has tomado, has trabajado en el Ayuntamiento, en la Diputación y en la Escuela Oficial de Idiomas.
Continuar leyendo

Discurso de graduación

El día 10 de mayo de 2016, yo mismo, Javier Larequi, y mis compañeros, Álvaro Munárriz e Ignacio Goyache tuvimos el inmenso honor de hacer el discurso de despedida de la Generación del 98 del colegio Liceo Monjardín, donde hemos convivido los últimos 15 años. Os lo dejo a continuación:

Qué curioso. No sé qué pasa hoy pero todos hemos venido arreglados, no vemos a nadie bostezar, todo el mundo está sentado, nadie masca chicle, nadie habla, nadie aplaude y, lo que es aún más sorprendente, ¡nadie ha llegado tarde! ¿Hemos madurado?

Chicos, ha llegado el momento que tanto hemos tenido y que tanto hemos ansiado: el momento de decir adiós; el momento de mirar al futuro, pero también de recordar el pasado, de recordar los quince intensos años que hemos vivido juntos en el Colegio Ursulinas. Sí, Ursulinas, porque probablemente somos una de las últimas generaciones que insistan en decir “Ursulinas” y no “Liceo Monjardín”. ¿Recordáis cuando en sexto de primaria nos comenzaron a avisar del cambio? Este cambio no nos gustaba a ninguno de nosotros, pero, como a todo, terminamos acostumbrándonos. Siempre nos han costado los cambios, y eso que a lo largo de estos años hemos tenido muchos, quizás demasiados, pero ninguno como el que estamos a punto de vivir, el más duro, pero al mismo tiempo el más emocionante.

Son tantas cosas las que hemos vivido gracias a nuestro colegio, Ursulinas, que es imposible plasmarlas en un solo discurso. Es un buen momento para recordar a todas las personas que nos han acompañado a lo largo de estos años, y también para apreciar a todas aquellas que siguen presentes a nuestro lado. Para recordar cada momento vivido en este centro: cada excursión, cada campamento, semanas unas veces de un color y otras veces de otro…. Tal vez olvidemos algunas de las cosas aprendidas aquí, como las tablas de multiplicar o la bien amada sintaxis, que algunos siguen (seguimos) sin entender. Sin embargo, creo que no nos equivocamos al afirmar que cada alumno se lleva de esta etapa algo mucho más importante: los valores que nos habéis enseñado. Por otra parte, cada profesor habrá aprendido a llevar su paciencia a un nuevo nivel, y seguro que también nosotros les hemos aportado algo nuevo.
Continuar leyendo

Fin de ciclo

Seguramente al leer este título directamente penséis que voy a hablar del Barça, o quizás de la selección española, pero no, voy a hablar del fin de ciclo para mí, y para todos mis compañeros de 4º ESO.

Hace cuatro años comenzábamos un ciclo que acaba hoy. Para algunos terminan los estudios, para otros terminan en este colegio, pero para la mayoría comienzan nuestros dos últimos años en nuestros respectivos centros.

Tras 13 años aquí, en nuestro colegio, acabamos una etapa, unos cuantos de ellos se marchan a otros colegios que son mejores para sus intereses, pero no tengáis ninguna duda de que os echaremos de menos. Así es la vida, lo bueno se acaba, pero no sabes como será lo que viene ahora, aunque hay que confiar en que será mejor, o al menos parecido a lo vivido hasta ahora, pero duele continuar ya que ves como hay cosas que no se van a volver a repetir, momentos que no vamos a revivir, personas a las que ya no veremos todos los días. Por suerte, o no tanta, vivimos en una ciudad pequeña, así que es muy difícil perder la relación, eso sí, si pones de tu parte…

También llegarán personas nuevas para cosas nuevas, pero los objetivos en nuestra vida cuestan, vaya si cuestan, permitidme la expresión. Aunque los cambios no siempre son malos, es más son generalmente buenos, y lo digo por propia experiencia.

Estos cuatro años, que además los hemos compartido, los 4, con una misma profesora, de la que sin duda hemos aprendido muchas cosas, con la que hemos hecho un recorrido por toda la historia hasta el jueves pasado, con la coronación de Felipe VI.

Pero la historia que realmente nos va a dejar marcados, es la nuestra, nuestra historia, aquellas intensas mañanas de nieve en la semana blanca, las ampollas que pinchamos del Camino de Santiago, la semana verde que sustituyó las ampollas de los pies por las de las manos, gracias a las tirolinas, el intercambio con Holanda, la variedad deportiva que mucho más allá del fútbol hemos podido practicar, que a su vez es una clase de geografía, ya sabemos cuales son los deportes más populares en cada país, y por supuesto las capitales de todos ellos, mil seiscientos años de literatura, a poder ir a otros países anglosajones y expresarnos en inglés, a sacarnos títulos de francés, de inglés, pero sobre todo, estos 4 años nos dejan amistades, y más que amistades, entre nosotros que siempre nos harán recordar esta época como una de las mejores de nuestra vida, de nuestra historia.