Palmeros y agoreros

Hace una semana, tras ganar un torneo de exhibición en Abu Dhabi, parecía que Nadal iba ganarlo todo este año y los medios nacionales hablaban de “El nuevo Nadal” como si hubiese hecho una gran revolución en su juego. No era así. Lo inteligente era ser cauto ya que, a pesar de las victorias de entidad frente a Berdych, Raonic y Goffin, simplemente se trataba de un torneo de exhibición y ni siquiera había empezado la temporada.

Ayer, tras la derrota de Nadal ante Raonic, los periodistas no especializados en tenis recibieron un baño de realidad. Por otra parte, los amantes de tenis parecían presumir de la derrota como tratando de decir a los otros: <<No sabéis de tenis. Siempre os pensáis que Nadal va a volver a ser el que era y eso no va a pasar>>. En definitiva, decir que periódicos como Marca y As venden humo y que son unos palmeros de Nadal.

Lo curioso es que todos esos tuits publicados ayer por los “gurús” del tenis asegurando que es muy difícil que Nadal gane un nuevo grande y que lucían estadísticas negativas sólo los escribieron tras la derrota. Antes de ella, esas ideas ni se les pasaban por la cabeza.

Soy plenamente consciente de que lo que vende en momentos de victoria es decir que ha vuelto Rafa Nadal como también vende en momentos de derrota decir que los otros venden humo y tú no.

No voy a mentir, yo también me ilusioné con el torneo de Abu Dhabi y con las meritorias victorias de Nadal ante Dolgopolov (que se le había atragantado las dos últimas veces que habían jugado juntos) y ante Mischa Zverev (Nadal le pasó por encima). Pero sigo ilusionado. La derrota de ayer no debe empañar lo que es, sin duda, un gran inicio de temporada que se debe corroborar en el Open de Australia. Sobre todo, porque fue un partido en el que la diferencia fue mínima y que podría haber caído del lado de cualquiera de los dos. No olvidemos que Raonic es el número tres del mundo y que es un jugador mucho mejor dotado en pista rápida que Nadal.

Hace tiempo que aprendí a no fiarme en el mundo de Nadal ni de los palmeros en las victorias ni de los agoreros en las derrotas. Si Nadal continúa con esta motivación e ilusión y las lesiones se lo permiten, podrá hacer grandes cosas esta temporada, sobre todo en tierra batida, donde sigue siendo el rey. Ni hace una semana ibas a ganarlo todo, ni ahora no vas a ganar nada. Poco a poco, campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *